• Feed RSS

1/16/2012

Influencias sobre los sistemas de contabilidad


 Influencias sobre los sistemas de contabilidad

La información contable para los administradores, por lo general, proviene del sistema de conta­bilidad general de la compañía. Un sistema contable es un mecanismo formal para recabar, orga­nizar y comunicar información acerca de las actividades de una organización. Los administradores podrían desear que sus necesidades tuvieran la máxima prioridad al diseñar un sistema conta­ble. Sin embargo, es frecuente que ése no sea el caso. Las fuerzas externas (por ejemplo, las auto­ridades fiscales y los cuerpos reguladores, como la SEC [Comisión de Títulos y Comercio de Estados Unidos] y la Comisión de Instalaciones de Salud de California) con frecuencia limitan la selección que los administradores hacen de los métodos de contabilidad para los reportes ex­ternos. Muchas organizaciones desarrollan sistemas sobre todo para satisfacer los requerimien­tos legales que imponen los actores externos. Después de todo, la mayoría de los reportes externos son de carácter obligatorio, mientras que la información para los administradores es opcional. Así, los administradores deben justificar sus necesidades de información sobre una base de cos­to-beneficio —el beneficio de tomar mejores decisiones administrativas debe sobrepasar el costo de la información.


Una influencia importante sobre los sistemas de contabilidad es la necesidad que tienen las compañías públicas de emitir reportes financieros anuales. Dichos reportes deben apegarse a un conjunto de estándares conocidos como los principios de contabilidad generalmente acepta­dos (PCGA). Sin embargo, los reportes internos de contabilidad no están restringidos por los PCGA. Los administradores pueden crear cualquier clase de sistema contable interno que de­seen —toda vez que sean capaces de pagar el costo de desarrollar y operar dicho sistema.
Otra influencia externa en los sistemas de contabilidad son las regulaciones gubernamenta­les. Un ejemplo especifico de esto es la contratación con el "gobierno. Las universidades, contra­tistas de la Defensa, y otros contratistas del gobierno de Estados Unidos deben asignar los costos en los contratos con el gobierno de formas específicas o correr el riesgo de que el gobierno recha­ce su pago. Un ejemplo de alcance más largo es el Acta para las Prácticas Corruptas Extranje­ras. que es la ley estadounidense que prohibe el soborno y otras practicas de corrupción. El titulo es engañoso, porque las previsiones del acta se aplican a todas las compañías manejadas en forma pública, aun si no conducen ningún negocio fuera de Estados Unidos.

Esta ley requiere que las compañías mantengan sus registros contables con detalle y exactitud razonables, y que tengan un sistema apropiado de control interno —políticas para proteger y usar más eficientemente los activos de una organización. Los auditores internos ayudan a revi­sar y evaluar dichos sistemas, incluidos sus controles internos, para auxiliar a que se minimicen los errores, fraudes y desperdicios. También llevan a cabo auditorías administrativas —revi­siones para determinar si los administradores están implementando las políticas y procedimien­tos especificados por la alta dirección. En general, el acta centra su atención en la calidad de la información de los sistemas contables. En 2002, el Acta Sarbanes-Oxley agregó un nivel adi­cional a la regulación gubernamental. Estimulada por las quiebras corporativas provocadas, en parte, por fallas contables (así como por deficiencias en el gobierno corporativo, regulación la­xa de los títulos y la codicia de los ejecutivos), el acta exige mayor supervisión de la alta direc­ción sobre las políticas y procedimientos contables de una compañía. Al exigir que la alta dirección firme una declaración que certifique la exactitud de los estados financieros de una compañía, el acta hace que los números de la contabilidad conciernan a todos los administrado­res y no sólo a los contadores. El impacto general de la Ley Sarbanes-Oxley. así como de otras regulaciones gubernamentales, es controversial. Muchos administradores insisten en que los costos adicionales de cumplirla exceden cualesquiera beneficios posibles. Sin embargo, un be­neficio es que los administradores operativos, hoy más que nunca, deben familiarizarse de for­ma más íntima con sus sistemas de contabilidad. Los cambios que se generan en los sistemas a veces proporcionan controles más fuertes y reportes más informativos.

Importancia de la Ética en la contabilidad

La mayoría de la regulación de los sistemas de contabilidad busca garantizar la confiabilidad de V O la información que proporcionan los contadores. Sin embargo, ninguna regulación puede ser más efectiva para asegurar dicha confiabilidad que tener contadores que posean estándares éti­cos elevados. Hace apenas unos cinco años, algunas encuestas demostraban que existía una gran confianza del público en la integridad de los contadores, pero debido al papel que jugaron éstos en los colapsos corporativos a principios de esta década, la imagen de los contadores ante la so­ciedad se ha desplomado. Una reputación de integridad elevada se construye con lentitud y re­quiere mucho esfuerzo, pero puede perderse con rapidez. Ahora, la profesión contable está tratando de reconstruir su reputación.

¿Por qué es tan importante la integridad para los contadores? Veámoslo de esta manera: si se compra un automóvil, es posible observar muchos de los detalles de la calidad. Es más, si algo estuviera mal en el automóvil es seguro que el comprador lo notaría. No se tendría que depender de la palabra del vendedor del vehículo. Pero con la información contable es diferente porque su calidad no puede verse. Es posible que durante varios años algo que está mal pase desaperci­bido —incluso, es probable que sea demasiado tarde para hacer algo al respecto. Así, se depende de la integridad de ios contadores, quienes dirán que la información acerca de una compañía es correcta. Si no puede confiarse en el contador, entonces la información es casi inútil.

En compañías como Enron, WoiidCora, T^co, Global Crossing, Adelphia, Xerox y mu­chas otras, se demostró que la información contable era errónea. Serán los tribunales los que decidan si se cometieron delitos, pero es seguro que se ofreció información equivocada a un pú­blico que confiaba en ella. ¿Qué tuvieron que hacer los contadores al respecto? En muy pocos casos, fue evidente que los contadores participaron en actividades fraudulentas. Pero en la ma­yoría de las ocasiones, simplemente no denunciaron ni cuestionaron lo que sabían (o al menos debían haber sabido) eran prácticas ilegales. Fue una excepción que los contadores denunciaran los actos delictivos de sus organizaciones, como se ilustra en el recuadro "el negocio es primero", en la página 9. La integridad significa más que no mentir. La mayoría de los contadores involu­crados no mintieron con flagrancia/pero tampoco dijeron la verdad —es decir, no corrigieron la información falsa o confusa. No se aseguraron de que la información que se proporcionaba fuera confiable, deber principal de los contadores.

¿Por qué es importante esto para el lector? Porque los hábitos que desarrolle como estudian­te los llevará consigo en su vida como administrador o contador. Una encuesta hecha hace poco entre estudiantes universitarios de Estados Unidos arrojó como resultado que el 80% de ellos estaban consternados por el nivel ético de los ejecutivos empresariales. Sin embargo, el 59% de los estudiantes admitió que copiaba en la escuela. Hacer trampa en los exámenes no es exclu­sivo de las universidades estadounidenses. En Australia, una encuesta demostró que el 79% de los estudiantes de licenciatura y el 54% de posgrado admitía que copiaba. Puede que haya una diferencia de grado entre las acciones de los ejecutivos o contadores y el hecho de que los estudiantes universitarios copien, pero con frecuencia el razonamiento es el mismo: "todos lo hacen". "Esta vez no será malo". "Esta tarea (o reporte de utilidades) es tan importante, que el beneficio de engañar es mayor que el costo". "Hay muy poca probabilidad de que me atrapen". Ninguna de las anteriores es una justificación legítima para comportarse sin ética. Más adelante, en este capítulo, se mencionarán algunos estándares éticos específicos para los contadores profesionales. Por el momento, basta recordar que la información que proviene de una fuente poco confiable es de muy poco valor. Los contadores que generan información confiable no sólo deben ser éticos, sino que los usuarios de la información deben creer que lo son. La integridad es difícil de establecer, pero muy fácil de perder.


Algunas definiciones

Sistema Contable: Mecanismo formal para recabar, organizar y comunicar información acerca de las actividades de una organización.

Principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA): Conjunto de estándares a los que deben apegarse los estados financieros que emite una compañía pública.

Acta para las Prácticas Corruptas Extranjeras: Ley estadounidense que prohíbe el soborno y otros actos de corrupción. Dicha ley también exige que todas las entidades públicas mantengan sus registros contables con detalle y exactitud razonables, y que dispongan de un sistema apropiado de controles internos.

Controles Internos: son Políticas para proteger y hacer más eficiente el uso de los activos de una organización.

Auditorías administrativas: Revisión para determinar si los administradores estén implementando las políticas y procedimientos especificados por la alta dirección.

Acta Sarbanas-Oxlay: Es la Legislación de 2002 que exige mayor supervisión de la alta dirección de las políticas y procedimientos contables de una empresa.