• Feed RSS

1/10/2012

Estudios sobre la Prostitución

 Según Marciani (2000):“Aquí está el mal tolerado de siempre, la prostitución. A pesar del SIDA, no se han oído voces de limitar, prohibir, o perseguir la prostitución por ser vehículo del Sida. A pesar de que se habla tanto de los derechos humanos, y de la dignidad de la mujer, los negocios de prostitución van en aumento. Va a resultar que los países en los que pensamos no se respetan los derechos humanos, y se pisotea la dignidad de la mujer, como China o los países árabes, son los que verdaderamente persiguen la prostitución y la pornografía.
Para tener una idea a nivel general, la ONU en un informe que publicó en Abril del 2000, denunciaba el tráfico de decenas de miles de mujeres para trabajar como trabajadoras sexuales, que son integradas, junto a menores, en redes internacionales de explotación sexual.

Esta trata de blancas y de niños ha experimentado un auge vertiginoso en años recientes debido a los gigantescos beneficios que arroja y el bajo riesgo para sus organizadores, además de que muchos países no disponen de los instrumentos legales para imponerse contra estas nuevas formas del crimen global. Aquí van cifras del informe citado y de otros de Unicef.

Un mínimo de 100.000 prostitutas inmigrantes trabajan en Estados Unidos.
40.000 y 50.000 mujeres tailandesas se dedican a la prostitución en Japón.
Más de 1.000.000 de personas, en su mayoría mujeres y niñas, caen cada año en las redes de prostitución organizada en Asia.

Son más de 500.000 las mujeres importadas en Europa occidental de países del Este. Tan sólo en Italia hay más de 45.000 mujeres -dos tercios provenientes de Europa del Este y casi un tercio de África. Unas 75.000 brasileñas viven de la prostitución en Europa.
Lo peor de todo este mundo de la prostitución es que los vicios de los adultos los sufren los niños inocentes. Las cifras de niños que son prostituidos son de escándalo. UNICEF informaba en un informe preparado con motivo del II Congreso mundial contra la explotación sexual comercial que se celebró a finales de Diciembre del 2001 en Japón, que casi tres mil niños al día son obligados a entrar en el mercado del sexo en el mundo: un millón al año más o menos.

En África Occidental hay 35.000 niños trabajadores del sexo; 25.000 en la República Dominicana; en India hay entre 400 y 500.000 prostitutas niñas; en Lituania entre el 20 y el 50% de las prostitutas son menores; en México se estiman 16.000 menores implicados en la explotación sexual.
La Agencia EFE informaba en Abril del 2002 que unos diez millones de niños son obligados a prostituirse en el mundo, de los cuales cerca de 300.000 contraerán el virus del sida en el futuro, según un estudio publicado el 19-4-02, la revista "TheLancet".

La investigación, un trabajo conjunto del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU y la Universidad de Tufts, en Medford (Massachusetts), indica también que dos millones de esos menores padecerán enfermedades de transmisión sexual. El estudio revela que dos millones y medio de esos niños prostituidos serán violados, 7.000 asesinados, más de un millón y medio intentarán suicidarse y casi todos caerán en la droga.

Por eso, los autores del estudio, los profesores BrianWillis y BarryLevy, abogan por impulsar una campaña mundial para prevenir la prostitución infantil que aúne los esfuerzos de médicos, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y la ONU.

Asport de Auza (2000):Las adolescentes se dedicaban a la prostitución impulsadas por la necesidad de alimentarse, por cama y ropa, es decir como una estrategia de sobrevivencia y no como un estilo de vida libremente elegido. Las adolescentes interrogadas en el estudio confesaron que se drogan e intentaron suicidarse para escapar de su realidad y al maltrato de que son objeto, manifestando no encontrar salida.


Según Marciani (2000): “Las causas del aumento de la prostitución adolescente estarían ligadas a la pobreza, es evidente que los menores que la ejercen pertenecen a los grupos menos favorecidos económicamente del país. Por ello, la estrechez de dinero se constituye probablemente en el factor más significativo y explicativo del aumento de esta actividad. La venta del sexo, se ha convertido en la manera de obtener efectivo de forma rápida, y que, no demanda mayores requisitos, que sólo disponer del propio cuerpo, así ésta práctica está tristemente al alcance.