• Feed RSS

1/10/2012

Aplicación de los Recursos Didácticos y Tecnológicos


Aplicación de los Recursos Didácticas y Tecnológicos 
en el proceso Enseñanza-Aprendizaje


Aplicación de los recursos didácticos

Los recursos didácticos son medios por los cuales se puede mostrar una clase de forma dinámica, presentando los contenidos de una manera atractiva e interesante.

Su principal función, aparte de enseñar, es apoyar al docente en la proyección de contenidos promoviendo, de esta forma, el aprendizaje.

Al escuchar las explicaciones, junto con los demás elementos que conlleva una clase en la cual se aplican los recursos didácticos, los alumnos aprenden significativamente.

Algunas de las ventajas que se encuentran al emplear los medios didácticos son:
1. Ayudan a presentar de manera objetiva las ideas, es decir, cuando se presenta un video alusivo a un tema se le permite al alumno que comprenda e identifique el tema con su experiencia.

2. Captan y mantienen el interés de los educandos. Por medio de imágenes, sonidos, proyecciones y demás, se mantiene un interés en los alumnos.

3. Hacen posible que los objetivos de aprendizaje se alcancen en un tiempo más corto. Cuando se recurre a un recurso didáctico es más rápido que se llegue a los objetivos de aprendizaje.

4. Coadyuvan a que el aprendizaje sea perdurable.

5. Ayudan a que los alumnos se involucren en diversas actividades de aprendizaje                                                                                                 activo.
Control de Lectura Unidad 2

Selección y utilización de los medios y recursos didácticos.
Uno de los factores principales para la selección de los diversos medios y recursos didácticos, es la disponibilidad de los recursos. Es necesario conocer aparatos y equipos con los que se cuenta, para poder planear al inicio del año escolar, e incorporar las actividades que van a apoyarse con recursos didácticos.

Aplicación de los recursos tecnológicos

Los investigadores de la Tecnología Educativa se han preocupado más en identificar cómo los medios informáticos, afectan los procesos individuales de aprendizaje, que los procesos de enseñanza entre los profesores y los alumnos.
En la actualidad sigue coexistiendo una línea teórica de continuación y profundización de la tecnología educativa como aplicación del conocimiento científico para incrementar y explotar con su máxima eficacia los recursos disponibles para producir aprendizaje. Es decir, asumir el concepto de Tecnología no en su acepción reduccionista de maquinaria, sino en su acepción de conocimiento aplicado (Heinich, 1984) .
Los investigadores que trabajan en el desarrollo de la Tecnología Educativa, han manifestando una abierta indefinición sobre cuál es el ámbito de estudio; son la utilización de los medios de comunicación en proceso de enseñanza aprendizaje o es el diseño instruccional, (Heinich, 1984) .
En el campo internacional de la educación, la estructura de racionalidad técnico-científica ha entrado en receso en favor del resurgimiento de otras corrientes curriculares de naturaleza interpretativa y sociocrítica. Consiguientemente la Tecnología Educativa al ser uno de los exponentes más evidentes de la concepción técnico-racional del currículum, es fuertemente cuestionada, por no decir que rechazada desde estos parámetros curriculares.
Landa (1999) sintetiza estas argumentaciones en los siguientes puntos:
1. El contexto de surgimiento y uso de la Tecnología Educativa es propio de instancias y ambiente académicos, no de centros escolares. Han sido psicólogos instructivos, investigadores educativos, y expertos en enseñanza quienes han configurado los principios y procedimientos del campo. Ni el profesorado ni los miembros de los servicios de apoyo y orientación han tenido participación a lo largo de la pequeña historia de la Tecnología Educativa.

2. El profesorado y centros educativos han sido considerados como meros consumidores de la Tecnología Educativa, no como agentes con responsabilidad que toma decisiones sobre la misma.
3. Hasta ahora, la estructura de los programas típicos de las escuelas y universidades ha sido en gran medida una maraña de materias diversas para el estudiante promedio que tiene poca o ninguna relación una con otra, idiomas, matemáticas, ciencias sociales y otras, cada una de las cuales a menudo se subdivide en diferentes unidades provocando que la utilización de la Tecnología Educativa no sea muy sencilla en su aplicación en el proceso de aprendizaje.

4. La Tecnología Educativa desconsidera totalmente el pensamiento y culturas pedagógicas de los profesores. Para la Tecnología Educativa generar un diseño instructivo o material para un sistema educativo es elaborar un producto. Sin embargo, los estudios de estos últimos años sobre el pensamiento y toma de decisiones de los profesores han puesto de relieve que éstos no son meros ejecutores de prescripciones externas. Los profesores son reconstructores activos de los programas y/o productos que se les ofertan. Son filtrados a través de su sistema personal de creencias y constructos y reinterpretados desde su idiosincrasia conceptual y práctica. Los trabajos ya conocidos de Calderhead, Clark, Elbaz, Schön, Yinger (1980), han demostrado que tanto la práctica planificadora, interactiva y evaluadora de los profesores no responden a criterios de conocimiento externo a sí mismos, sino a los conceptos, principios e imágenes pedagógicas que los profesores van configurando a lo largo de su experiencia profesional.

5. La Tecnología Educativa se presenta como un enfoque de transformación y mejora de los sistemas educativos. Sin embargo, no tiene nunca en consideración la teoría y procesos generados desde el campo de la innovación educativa. Su visión del cambio es simple en el sentido de que es ofrecida externamente a través de productos y estos debieran ser aprehendidos por los profesores.

6. La Tecnología Educativa no tiene en cuenta las aportaciones de la sociología curricular. El aprendizaje lo concibe como una tarea individual de cada alumno, sin tener en cuenta en qué medida el contexto social del mismo puede afectar a sus intereses, necesidades y posibilidades de aprendizaje. Los objetivos de formación, para la Tecnología Educativa, vienen dados por criterios epistemológicos y curriculares, pero nunca emplea criterios de necesidad social.

7. La Tecnología Educativa concibe el proceso instructivo como un proceso aséptico de influencia ideológica. Para este enfoque las decisiones que se tienen que tomar en el diseño de la enseñanza deben estar fundamentadas en criterios de conocimiento científico y técnico por encima de las creencias y valores de los propios diseñadores y profesores. La Tecnología Educativa y el Aprendizaje