• Feed RSS

1/11/2012

Influencia de la tecnología en las relaciones del adolescente.


 Hoy en día son más los adolescentes que son altamente contagiados e influenciado con la tecnología, es decir, los móviles, internet, las redes sociales, ipod y labtop. En cuanto a la importancia del grupo de pares, que prestan a los adolescentes un apoyo creciente, reforzando sus sentimientos de seguridad y de prestigio, dándoles la ocasión de probarse a ellos mismos y de realizar experiencias fuera del ámbito familiar, hemos observado en los adolescentes encuestados una clara tendencia a vincularse a través de la red.
Esto revelaría una nueva modalidad de aproximación caracterizada por relaciones impersonales y anónimas y cuya atracción pareciera ser la de actuar desde “otras personalidades”, como manifestaron un grupo de las chicas encuestadas. Ellas decían que ya no estaban tan “súper enchufadas” como antes. Que se habían iniciado absortas ante este “universo absolutamente mágico” que se les abría, pero que el mismo se había convertido en un vicio y que cuando se habían dado cuenta estaban muy solas, sentían que se habían “deshumanizado y perdido las expresiones, la mirada del otro” y que había que tener mucho cuidado ya que la virtualidad les daba el poder de elegir su personalidad y que por eso rehusaban tanto a encontrarse cara a cara con la gente que conocían virtualmente. Pareciera como si aprovecharan la posibilidad que les da Internet de relacionarse con otras personas a través de estas “otras personalidades”, para ensayar diferentes identidades y así concretar la realidad virtual, aquello que es parte de las fantasías, que es un guión imaginario que representa la realización de un deseo.

Por ejemplo, una chica que fantasea con ser de una determinada manera en la que desearía ser mas desenvuelta y atractiva para los hombres, pero en realidad es tímida y le cuesta mucho actuar con naturalidad cuando esta con los chicos. Entonces, puede darse a conocer desde su fantasía en el Chat mostrándose cómoda y dejando ver solo los aspectos de si que ella quiere dar a conocer.

A su vez, resulta muy significativa la clara tendencia en los varones en el uso de los Juegos en Red, con los que sin moverse de su casa compite en carreras de autos, torneos de fútbol y juegos que ofrecen una identificación imaginaria y una situación extraída de la literatura. Estos juegos son interactivos y los contrincantes, cuando no es la computadora, son personas totalmente desconocidas y de cualquier lugar del mundo. Muchas veces los jugadores de un mismo juego se agrupan en clanes, creando páginas en la Red con datos e información e iniciando contactos entre ellos a través del salón de Chat de dicha página. Si bien, era muy alta la proporción de varones que usa Internet para jugar en red, no muchos manifestaron tener amigos a través de la red y muchos menos pertenecer a un Clan. Así, podríamos inferir que hay en los varones cierta necesidad de abstraerse de la realidad para perderse en un mundo simulado, en el cual se pueden identificar con el héroe, fantasear con salvar a la humanidad de una catástrofe y cambiar el mundo.
Cabe recordar que en este momento los adolescentes hacen evidente la identificación con el progenitor del mismo sexo; y la vez lo deserotizan para transferir dicha erotizacion al otro (al objeto externo).
Por esta razón las diferencias entre varones y mujeres son tan notorias. Mientras los varones realizan actividades de competencia generalmente con otro grupo, o puede jugar ‘a ganar’; las chicas tienen una amiga íntima con quien comparten secretos y con quien se identifican. Muchas veces esta amiga íntima es unos años mayor que ella, pero menor que su madre y siente un elevado quantum de afecto por ella.
Cuanto menos integrado esté el adolescente de ambos sexos en el grupo de sus iguales, tanto mayor importancia adquieren para él el ciberespacio como posibilidad de perderse en ese mundo y de vinculares de una manera impersonal, anónima y poco espontánea.
Los adolescentes encuentran en el Ciberespacio un lugar donde buscar información escolar, oír su música favorita, estar al tanto de los logros de sus ídolos, jugar, entretenerse, conocer gente, comunicarse con sus amigos, acordar encuentros para compartir una merienda, jugar al fútbol o ir de paseo. Hoy en día el contacto es más rápido y sencillo ya que el adolescente no necesita salir de su casa para saber las últimas novedades en la vida de sus amigos Las chicas chatean con amigas y conocen gente, acuerdan horarios de salidas y se cuentan sus secretos más preciados, comparten los clásicos descubrimientos femeninos: ropas, pinturas, belleza, etc., Internet está al servicio de su curiosidad.

De acuerdo a las encuestas realizadas, no siempre llegan a conocer personalmente a sus nuevos amigos cíe la red pero ellos son sus confidentes, las aconsejan desde el otro lado cíe su máquina y las contienen. Además pueden jugar con sus fantasías y ser para el otro, buena, alta, pequeña, estrella de cine, etc. Esta forma de resguardar su identidad detrás de un mckname o seudónimo, les da seguridad y comodidad para moverse en un espacio donde se puede ser de muchas maneras a la vez.

Los varones también han reemplazado muchas de sus actividades por estar conectados a Internet: el club, el fútbol y los deportes en general fueron doblegándose ante la posibilidad de participar en juegos de red, ser el genio de las computadoras, un fabuloso luchador del espacio o lo que a su imaginación le apetezca, por supuesto todo en detrimento del contacto personal con sus amigos y el barro en sus pantalones, característica más que estándar de un varón adolescente.
Debido al uso de las computadoras, los adolescentes han incorporado una nueva forma de vincularse con sus pares, que no es cara a cara sino a través de una pantalla y por ende es menos personal, perdiéndose así algunos datos que si existen en el encuentro de dos personas, como por ejemplo gestos, estados de ánimo, señas  (aunque sea un simple guiño de ojos) y más aún señas que implican complicidad, apoyo incondicional, abrazos o, simplemente, una mano en el hombro.

Los padres, por su lado, deben resguardar a sus hijos del uso indebido de Internet, ya que pueden estar expuestos a información perjudicial para ellos o al contacto con páginas o personas adultas que intenten pervertirlos, sobornarlos o simplemente asustarlos. También, es importante que incentiven a sus hijos para que no abandonen las actividades acordes a su edad, tales como: encontrarse con amigos, ir al club, realizar deportes, compartir reuniones grupales con intereses comunes y hasta, realizar travesuras en grupo (no hay que olvidar que los adolescentes se encuentran en una edad biológica colmada de energía y vitalidad que necesitan ser descargadas y direccionaras).

Internet por sí misma no es una herramienta perjudicial si sabemos controlar los límites necesarios para lograr que la misma esté a nuestro servicio.

  La tecnología no es un fenómeno pasajero. Las telecomunicaciones han reducido las dimensiones de nuestro planeta, permitiendo a un público cada vez más numeroso traspasar las barreras para conocer otros países y otras culturas. A su vez, se introducen en el hogar, a través de la computadora una inmensidad de peligros que ponen al adolescente una situación de riesgo. Muchas veces los adolescentes piensan que las computadoras son una fuente de información exacta y confiable. A través del MODEM de la computadora y una línea de teléfono, tienen acceso a una cantidad infinita de información y tienen oportunidad para la interacción y esto puede traer riesgos reales y peligros para el adolescente que no tiene supervisión.
La posibilidad de ir de un lado a otro con un solo click de la computadora atrae a la impulsividad, la curiosidad y la necesidad de gratificación inmediata o realimentación que tiene el adolescente.

 La mayoría de los padres advierten a sus hijos que no deben hablar con personas extrañas o abrirle la puerta a un desconocido si están solos en la casa y que no deben darle ninguna información a cualquiera que llame por teléfono. La mayoría de los padres también controlan dónde van a jugar sus hijos, cuáles programas de televisión deben ver y los libros y revistas que ellos leen, sin embargo muchos padres no se dan cuenta que el mismo nivel de supervisión y orientación se debe proveer para el uso de las conexiones en la red. No deben de suponer que los servicios de red protegerán y supervisarán a sus hijos. La mayor parte de las salones de chat o los grupos de noticias (news groups) no están supervisados. Dado que los nombres con que la gente se presenta (nik names) o seudónimos son completamente anónimos y los adolescentes no pueden saber si está hablando con otro joven o con una persona pervertida que aparenta ser un adolescente.

 Contrario a las personas que vienen a la casa o las cartas que llegan por correo. Los padres no pueden ver a las personas que conversan en las salones de chat, o leer los mensajes que vienen por correo electrónico (e-mail). Desgraciadamente puede haber consecuencias serias para los jóvenes si son persuadidos de dar información personal (por ejemplo: nombre, teléfono, domicilio, contraseña) o si se han puesto de acuerdo con alguien para conocerlo en persona. El fácil acceso a página que no son apropiadas para los adolescentes por el alto contenido de violencia y pornografía resultan abrumadoras para los mismos.
A su vez, el tiempo que se pasa frente a la computadora es tiempo perdido para el desarrollo de las destrezas   sociales.