• Feed RSS

12/24/2011

Estudios sobre enfermedad mental o trastornos mentales


Ronald Kessler realizó un estudio a través de laEncuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica de replicación en el 2010,  basado en entrevistas hechas a  profundidad, con más de 9,000 estadounidenses seleccionados al azar, para determinar el nivel de  prevalencia de la enfermedad mental, en los Estados  Unidos, obtuvo como resultado nuevas cifras que sugieren que Estados Unidos está preparado para clasificar N º 1 anivel mundial para la enfermedad mental.

Menos de la mitad de los que necesitan recibir tratamiento. Aquellos que buscan el tratamiento suelen hacerlo después de una década o más de retraso, tiempo durante el cual son propensos a desarrollar problemas adicionales. Y el tratamiento que reciben es por lo general insuficiente.

Otro trabajo  investigativo titulado, Investigación: Medios de Comunicación y Salud Mental,  realizado por la Nacional Alliance on Mental lliness.  C Francis y colaboradores, en el año 2001,

Investigó la literatura sobre la representación de la salud mental y las enfermedades en los medios de comunicación, el impacto de la representación de la comunidad sobre las actitudes hacia la enfermedad mental y el impacto de la promoción de la salud mental en los medios de comunicación.

De acuerdo a la investigación internacional, la enfermedad mental tiende a ser retratada negativamente en los medios de comunicación, tanto en medios de comunicación y entretenimiento.
La presentación de informes negativos de la enfermedad mental parece influir en las actitudes de la comunidad.

Los participantesencuestados en muchos de los estudios, consideran que los medios tienen un impacto en sus actitudes hacia la salud mental y las enfermedades. Aquellos que citaron los medios de comunicación como la fuente más importante de su información y creencias tienden a tener actitudes más negativas hacia la enfermedad mental.

La presentación de imágenes negativas de la enfermedad mental, tanto en la ficción y los resultados no-ficción en los medios de comunicación en el desarrollo de más creencias negativas sobre la enfermedad mental.

En cambio, la presentación de imágenes positivas no aparece para equilibrar las representaciones negativas de los medios.Existe alguna evidencia de que el impacto de campañas de promoción de la salud mental, influye de manera positiva sobre las actitudes de la comunidad.

Otro importante estudio con el tema “La gente puede recuperarse de la enfermedad mental”, la investigación llevada a cabo en el National Empowerment Center, Courtenay Harding y sus colegas, EUA, 2010  ha demostrado que las personas se pueden recuperar completamente, incluso de las formas más severas de la enfermedad mental. 
Los resultados de las entrevistas en profundidad, de las personas diagnosticadas con esquizofrenia han demostrado que estas personas son capaces de recuperar un papel importante en la sociedad y de la gestión de sus propias vidas. 

En la mayoría de los casos ya no necesitan medicamentos y el uso de la salud integral y el apoyo mutuo para continuar su curación.   Estos trabajadores han demostrado que durante un período de 20 a 30 años la mayoría de las personas se recuperan incluso de las formas más severas de la enfermedad mental.

Las investigaciones han mostrado que la enfermedad mental es la causa de muchas de las disfunciones cognoscitivas, siendo ésta un síntoma primario de los trastornos sicóticos y otros desórdenes afectivos, razón por la cual, los problemas cognoscitivos son evidentes, así otros síntomas sean controlados (episodios sicóticos o afectivos).

Del mismo modo, se ha demostrado que aquellas partes del cerebro que se utilizan para destrezas cognoscitivas específicas, por lo general, no funcionan normalmente en personas con trastornos sicóticos y ciertos desórdenes afectivos, lo que indica que las enfermedades mentales afectan el modo en que el cerebro funciona y de ahí que se generen los problemas cognoscitivos, CEIFEM Centro Español de Formación e Información sobre la Enfermedad Mental.  De JJ Dudek, del año 2010.

Los resultados evidencian que el 60% de la muestra fueron hombres y el 40%, mujeres; dentro de éstos, 14 (56%) tenían diagnóstico de esquizofrenia, 4 (16%) otros trastornos sicóticos, tales como trastorno esquizonico afectivo y trastorno esquizofreniforme; 5 (20%) sujetos padecían de trastornos del afecto (depresión) y 2 (8%) con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

La revista European Neuropsychopharma Cology publicó un estudio que mueve a reflexionar sobre la magnitud de un problema de dimensiones no siempre bien evaluadas. El estudio pone de relieve la importancia y alcance socio sanitario y económico de las enfermedades mentales en Europa.


En un análisis en el que se incluyen 27 estudios con más de 150.000 europeos con edades entre 18 y 65 años se muestra que un 27% de los adultos, han padecido una enfermedad mental en los últimos doce meses.

Cuando se evalúa el riesgo a lo largo de la vida, la cifra asciende a un 51%. O lo que es lo mismo: es más probable que cada uno de nosotros tenga una enfermedad mental a lo largo de su vida que no la tenga. Este trabajo lo realizó Patricck W. Corrigan. El estigma de la enfermedad mental: Conceptos, consecuencias, 2006

En el mismo estudio se refleja que sólo el 26% de los pacientes con trastornos mentales consultan con algún profesional sanitario. Ello pone de relieve que la mayor parte de las enfermedades mentales no son diagnosticadas y por lo tanto no se benefician de los tratamientos existentes.España/Sanidad y Salud Pública Psiquiatría,  (Dudek et al., 2000).

Según un estudio realizado por el CEIFEM (Centro Español de Formación e Información sobre la Enfermedad Mental) se calcula que un 2% de la población española, lo que representa aproximadamente que 800.000 españoles sufren a lo largo de su vida algún tipo de trastorno mental.

Del mismo modo, se ha demostrado que aquellas partes del cerebro que se utilizan para destrezas cognoscitivas específicas, por lo general, no funcionan normalmente en personas con trastornos sicóticos y ciertos desórdenes afectivos, lo que indica que las enfermedades mentales afectan el modo en que el cerebro funciona y de ahí que se generen los problemas cognoscitivos.
España/Sanidad y Salud Pública Psiquiatría,  J. Dudek  y colaboradores, 2000.